Categorías
Reflexiones

Nada volverá a ser igual

A 100 días de que se detectó el primer caso de Covid-19 en México, las cosas han cambiado mucho en nuestro mundo. Por un lado, tenemos a personas que se han encerrado en sus casas para evitar ser contagiados y por otro aquellos que siguen saliendo día a día porque simplemente no pueden quedarse en casa.  Sin importar cual sea la situación, todo mundo espera con gran ansiedad el momento de que las cosas regresen a la normalidad, de que las cosas sean nuevamente como era antes, pero esto nunca sucederá.  Estoy seguro de que tarde o temprano, esta pandemia será controlada y volveremos salir a la calle sin tener miedo a ser contagiado, volveremos a abrazarnos y a estar juntos, pero esto no quiere decir que las cosas volverán a ser igual.

Todo esto no es culpa del Coronavirus, de hecho, vivimos en un mundo de constante cambios, a veces estos cambios son tan graduales que no lo percibimos, pero todo cambia. Las cosas en enero 2020 fueron muy diferentes a lo que eran en enero 2019, lo que sucede en el mundo, las plataformas digitales, tus pensamientos, tu estado físico, tu relación con otras personas, todo de una u otra forma ha cambiado y nunca volverán a su estado anterior, simplemente las cosas nunca volverán a ser igual.

El gran problema de muchas personas es que, por naturaleza, no les gusta cambiar, les da miedo y se sienten más cómodas con las cosas que ya conocen, quizás porque les da una pequeña sensación de control.  Seamos sinceros, de una u otra forma todos caemos en este caso, pero pocas veces podemos controlar el cambio, pocas veces realmente podemos lograr que las cosas sigan igual.  Aun cuando la pandemia termine, tu no serás el mismo de antes, así como el mundo no volverá al estado en el que se encontraba a inicios de año.   A veces, los cambios nos dan miedo, pero no nos queda otra opción que cambiar, de seguir adelante, de encontrar una nueva versión de nosotros, de nuestras relaciones, de nuestro trabajo y de todo lo que nos rodea.  No solo te dejes llevar por los cambios, se también parte de los cambios y beneficiarte de ellos porque nada volverá a ser igual.