en Libros

Muchos pequeños empresarios, emprendedores y todos aquellos que están iniciado un nuevo negocio se enfrentan a un gran problema ¿cómo puedo ser reconocidos y conseguir más clientes sin tener un gran presupuesto para una campaña de mercadotecnia? La respuesta quizás esté en el libro “Growth Hacker Marketing de Ryan Holiday”. Este libro nos habla del “growth marketing”, una forma de marketing de bajo costo enfocada al crecimiento rápido basando sus decisiones en datos duros.   

Los mercadólogos de la década pasada lanzaban sus productos a través de medios tradicionales, espectaculares o presencia en medios y para iniciar una campaña de este tipo, se requiera invertir un gran presupuesto. Por el contrario, los growth hackers utilizan la tecnología, experimentan con productos, analizan todos los datos disponibles todo con el fin de diseñar y mejorar los productos existentes. Los growth hackers se involucran y participan continuamente con los equipos de desarrollo de producto, esto a diferencia de los mercadólogos tradicionales que únicamente se dedicaban a “vender”.  Hoy en día, la creatividad y el análisis de datos juega un papel fundamental, especialmente cuando la era del dominio de la televisión, radio, prensa y otros medios de comunicación masiva quedó atrás.  Los growth hackers son un híbrido entre expertos en mercadotecnia y expertos en las áreas de tecnología de información y solo trabajan con aquellos productos donde se puede probar, dar seguimiento y escalar.  

Todos nosotros hemos visto como muchas empresas se han ganado un lugar en el mercado con un presupuesto en marketing tradicional prácticamente nulo.  Servicio como WhatsApp, Facebook o Dropbox tienen millones de usuarios, pero acaso ¿instalaste WhatsApp en tu Smartphone después de ver un comercial de ellos en la televisión o en el periódico?, por supuesto que no. 

El libro, además, nos habla de cómo las empresas pueden integrar o adaptar el “growth hacking” en su día a día.   Las recomendaciones están basadas en estos 4 pasos: 

  • Adapta tu producto al mercado: Aún si tienes el producto “perfecto” de nada sirve si no hay demanda para él o no resuelve una necesidad real.   Uno debe iniciar con un producto mínimo viable y someterlo a varias iteraciones hasta que pueda atender una necesidad específica. Recuerda, un cliente satisfecho se vuelve un evangelista. 
  • Enfócate en un nicho correcto de personas:  Busca aquellas personas que puedan utilizar tu producto, busca tus primeros clientes.  Antes que nada, debes generar conciencia en el mercado de tu producto, satisfacer las primeras necesidades y solo entonces empezarás a crecer de forma gratuita.  Has lo que sea para que esas primeras personas conozcan tu producto y sean tus clientes.  
  • Logra que tu producto sea viral:  Una vez que tus primeros clientes estén contentos con tu producto, es hora de que todo mundo se entere y se haga viral. La viralidad no es magia, sino tienes que darles a tus primeros clientes una razón para compartir, hablar de tu producto y sobre todo hacer fácil para ellos que compartan su experiencia.  
  • Fidelizar y optimiza:  Si ya tienes clientes y tu producto ya está en el mercado, no quiere decir que tu trabajo ha terminado. Tal vez te encuentres en una excelente posición hoy, pero eso no quiere decir que mañana será igual.  Continuamente debes analizar los datos que tus clientes generan y con ellos, mejorar tu producto, optimizarlo o incluso crear líneas completamente nuevas de productos.  

Este es un pequeño libro fácil de leer y de no más de 100 páginas, así que si quieres indicarte con este tema sin duda debes tenerlo.