en Opinión

La evolución de las plataformas digitales sin duda ha cambiado el mercado laboral, por un lado, se han creado nuevos roles y puestos de trabajo (ejemplos desarrolladores de aplicaciones, gestores de medios sociales, ingenieros de seguridad informática entre muchos otros) y por otro lado, ha cambiado la naturaleza y habilidades requeridas para cubrir puestos de trabajo que habían permanecido sin cambios radicales por mucho tiempo.  El director de mercadotecnia ha dejado de ser la persona encargada de la creación de publicidad, contrataba espacios publicitarios, organizaba eventos, realizaba actividades de relaciones publica y coordinaba equipos con pocos o nulos perfiles de TI a ser una persona que entiende y utiliza a su favor todas las plataformas digitales que existen el día de hoy.  El perfil del director de mercadotecnia del día ya es un hibrido de mercadotecnia tradicional y tecnologías de información.

El director de mercadotecnia del día de hoy debe utilizar las plataformas digitales para mejorar la experiencia y relación con sus clientes. Las herramientas que hoy provee internet y las redes sociales, hacen posible rastrear cada acción que realizan nuestros clientes en plataformas digitales, probar, iterar y mejorar la experiencia del usuario en un mundo cada vez más dependiente de la tecnología y más móvil.  La experiencia y muchas veces las corazonadas y percepciones eran parte fundamental del mercadologo de la década pasada, pero hoy, toda la información que se genera puede ser usada a su favor y en algunos casos modificar en tiempo real nuestros planes y acciones y al mismo tiempo que entiende la forma en que actualmente nuestro mundo consume información, toma decisiones e interactúa con las marcas.  Estos grandes cambios no solo son para los mercadologos sino para la cultura organización y visión de todas las empresas.